Hace no mucho tiempo me di cuenta que nunca iba a entender, y pensé que nadie iba a entender. Seguro por eso estudié Psicología, para entender a la gente, y no entendí nada. Sólo puedo dar largas explicaciones circulares, pero nada concluyente. Desde la carrera me di cuenta que el arte explicaba mejor a las personas, o la literatura o la filosofía. La Psicología no. Aún sigo creyéndolo, y conforme me acerco a los 30 me doy cuenta que menos entiendo.

A veces he pensando que estoy cerca de hacer el insight, hasta he hecho cosas que indicarían que he entendido algo, que al fin aprendí. No, no aprendí… sólo hago mejor mis errores.
Con motivo de que creí haber entendido algo y en realidad no entendí nada y que faltan no tan pocos días para mis 30, presento una lista de las cosas que no entiendo:
1. No entiendo a las mujeres: son adorables, encantadoras, me vuelven loco (en todos los sentidos posibles). No podría vivir sin ellas, pero al parecer tampoco puedo vivir con ellas. He tratado de explicar  mis “fracasos amorosos” desde muchos puntos de partida, creo que sólo me falta la lucha de clases. He pasado por todas mis fallas, limitaciones y malos ratos; he pasado por sus fallas, sus limitaciones y sus malos ratos; he pasado por el destino; por el timing; por la edad; por la religión; por la política; por la academia; por el arte; la distancia; la tecnología; el lenguaje; los buenos modales; la revolución femenina; por pensar demasiado las cosas; por pensarlas poco; por la intensidad; por la falta de intensidad; por los chismes; por el primer amor; por el amor de mi vida; por el amor de otras vidas; por lo que no fue en mi año; por lo que dejó de ser mi año; porque escribo; porque les regalo cosas; porque no les gustan; porque les gustan; porque soy aburrido; porque son aburridas; porque puedo ser demasiado bueno; porque puedo ser un depredador sexual; porque leo; por lo que leo; porque hablo poco; porque no defiendo lo que creo; porque terqueo; porque miro a otras; porque otras me miran; porque beso bien; porque beso mal; por incompatibilidad de caracteres; por ser demasiado similares; por no haber dicho las palabras adecuadas a tiempo; por decir las palabras adecuadas fuera de tiempo; por no decir palabra alguna; por Dios; por el diablo; por la música; por la trova; por el jazz; por el mar; por los viajes; porque no me corto las uñas de los pies con mucha frecuencia; porque soy distraído; porque soy muy enamoradizo; porque se me pasa muy pronto; porque no sé poner límites; porque soy muy estricto; porque están locas; porque no están locas; porque me gustan; porque no me gustan; porque les gusto; porque no les gusto; por inventarme miles de historias en la cabeza y no ser capaz de escribirlas; por la lucha de clases. No, no entiendo bien por qué me importa tanto esto.
2. No entiendo el poder: creo que lo entiendo un poco mejor que a las mujeres, pero aún así me parece que como especie estamos muy lejos de superar nuestra esencia biológica. Lo cual está bien, supongo. Pero en el siglo XXI no puedo entender que la gente sea grosera, territorial, envidiosa, chismosa. Parto de la idea que si quiero todo eso, lo puedo encontrar en buen libro, la gente, en la vida real tiende a ser muy aburrida. Que alguien le interese lo que hago me parece incomprensible, cualquier línea del peor cuento de cualquier buen escritor es más interesante que cinco meses de mi vida.
3. No entiendo el mal gusto, mejor dicho no entiendo la indiferencia al gozo: no voy a definir que es buen gusto y mal gusto, pero hay cosas que son universalmente bellas, cómo es que a la gente no pueda conmoverse con ellas. No solo el arte, ver un atardecer, un patrón en la pared, una hoja, un acto de bondad, una frase, cualquier cosa. ¿Cómo pueden pasar así por este mundo? Tal vez sólo no les importe lo mismo a que a mí, lo cual me hace suponer que sí sienten esas cosas.
4. No entiendo el temor a la tecnología: o sea sí, las guerras y las armas, y los hackers, pero es increíble lo que uno puede hacer hoy en día con su teléfono.  ¿Qué más se puede pedir?
5. No entiendo a mis padres: es muy difícil. Mi padre está cerca de lo que se considera un genio, y yo pues no tanto. Chocamos mucho, creo que le salí más sensible de lo que esperaba y él, creo que también. Mi madre es una contradicción entre una madre liberal y una madre conservadora. Siempre ha sido muy confuso.
6. No entiendo el dating ni el ser patán ni el hacerse del rogar ni ninguna de esas mamadas
7. No entiendo por qué trabajamos: ya sé, es una pregunta de niño de 8 años.
8. No entiendo los karaokes: me parecen el peor lugar al podría ir, y he ido a lugares feos. La idea de ver a una mujer tomada cantar mal una canción que no me gusta no es parte de mi definición de diversión, y tampoco cantar.
En una de esas hago posts así más seguido. La pasé bien escribiendo este.
Anuncios