Como parte del #reto350 (el cual consiste ver 350 películas en trece meses, series incluídas), mis buenos amigos @Olevar y @MdeC (aún sin confirmar) escribiremos un breve resumen de las películas que vimos cada mes. La idea no es reseñar todas, no terminaríamos, pero sí algunas menciones especiales.

Aquí las reglas, empezamos el 1º de diciembre del 2011 y terminamos el 31 de diciembre del 2012. Tenemos que ver un total de 350 películas (series incluidas). Las series cuentan por temporadas y dependiendo de la longitud de los capítulos y la cantidad de los mismos por temporada se contabilizarán como una película (e.g. en diciembre vi la primera temporada de Star Trek, cada capítulo duraba al rededor de 50 minutos, eso es que tres capítulos equivalen a una película; la temporada tiene 30 episodios, por lo que Star Trek vale 10 películas). Cada película o episodio debe verse completo y sin interrupciones para poder ser contabilizada. Los participantes informan al resto de los competidores mediante check ins en Getglue mismos que se redireccionan a Twitter con una reseña breve.

En diciembre vi 20 películas y como menciono arriba la primera temporada de Star Trek, dando un total de 30. A continuación las enlisto y comentaré brevemente algunas de ellas. Mis conocimientos en cine son más bien silvestres así que serán comentarios sin demasiada profundidad y subjetivos a más no poder.

1. Julie & Julia (Nora Ephron, 2009)
2. Pride & Prejudice (Joe Wright, 2005)
3. Kramer vs. Kramer (Robert Benton, 1979)
4. Revenge of the Pink Panther (Blake Edwards, 1978)
5. Star Trek: First Contact (Jonathan Frakes,1996)

No sé por qué me tardé tanto en entrarle a Star Trek, culpo al canal cuatro, a las repeticiones, los horarios en los que salían, el Videovisión que estaba por mi casa y a mis prejuicios. Casi todas me han gustado, y ésta de la Nueva Generación está realmente bien.

6. Rear Window (Alfred Hitchcock, 1954)

En junio del año pasado me fregué el pie, estuve tres semanas incapacitado. No trabajé, las ventanas de mi cuarto no daban a la calle, y tuve mucho tiempo para pensar. Muchas cosas extrañas estaban pasando a mi alrededor y cual James Stewart me puse a resolver los crímenes (figura dramática, nadie mató a nadie) que habían ocurrido los meses previos. Mientras veía la película encontré algunas semejanzas con lo que me pasó (insisto, nadie murió), pero estar en casa con una bota especial y con una computadora cerca casi todo el tiempo es mi equivalente moderno.

7. Walking Tall (Phil Karlson, 1973)

Como hombre debo tener roles para contestar la eterna pregunta “¿qué es ser un hombre?” Historias como esta ayudan un poco. Poco después vi parte del remake que hizo La Roca, es impresionante ver como pueden arruinar las cosas.

8. Jaws (Steven Spielberg, 1975)

La vi muy chico y no recordaba casi nada, ese señor Spielberg sabe.

9. Roman Holiday (William Wyler, 1953)
10. Leave Her to Heaven (John M. Stahl, 1945)

Esta joya está en mi top cinco de pelis que vi el año pasado. Muy bien escrita, muy bien actuada, muy bien dirigida y sobretodo llena de cojones.

11. Pearl Jam Twenty (Camerón Crowe, 2011)
12. High Plains Drifter (Clint Eastwood, 1973)
13. Army Of Darkness (Sam Raimi, 1993)
14. Vertigo (Alfred Hitchcock, 1958)
15. Mission Impossible – Ghost Protocol (Brad Bird, 2011)
16. Pillow Talk (Michael Gordon, 1959)
17. The Wild Bunch (Sam Peckinpah, 1969)
18. Unforgiven (Clint Eastwood, 1992)
19. Secretary (Steven Shainberg, 2002)
20. Immortals (Tersem Singh,2011)

Probablemente la peor película que vi en el año, vi muchas y traté de que fueran buenas porque parte de mi idea del reto es ver todas las clásicas que me he perdido. Todo mal, es la mitología griega, cómo pueden arruinarlo. Se ve fea, no les crees nada, se comen todo el simbolismo de la mitología. Salí ofendido del cine.

21-30. Star Trek (1966)

Como decía, no sé por qué no las vi antes, tanto la serie como las pelis (que me faltan un par de la nueva generación). Todos son buenos, unos son unas joyas de la ciencia ficción y The City in the Edge of Forever es maravillosa, esas son historias de amor.

Anuncios

Según esto, la generación a la que pertenezco está tardando más tiempo en casarse que la media de otras generaciones. Es un fenómeno que no deja de intrigarme, tal vez porque me gusta sentirme diferente, pero en el fondo temo no pertenecer a algo. Ahora, algunas personas en Facebook tienen sus estatus como “comprometidos”, y yo sólo logro atinar a pensar, “bueno ya está, ya no son de los míos.”

No sé exactamente porque pienso eso, no tengo nada contra el matrimonio, y en realidad creo que sí me gustaría casarme, debe ser Facebook y su multipresunción de todo.

¿Qué hacer con las noticias de estas personas ya no son siquiera cercanas a mí, y que no me dan ganas de ver los comentarios de felicitación ni los Me gusta? ¿Debería felicitarles? Es como enterarse de una mala noticia y no sentir pena por la persona en cuestión, aunque no se me haya informado directamente. Digo, por algo están en mi lista de amigos; mejor los elimino, o mejor aún cierro mi Facebook. Total las guapas ya no suben fotos, qué chiste.

Lo que hago, cuando me interesan, es enviar un mensaje privado. No me gusta que los demás se enteren mis felicitaciones, además de que nunca sé que escribir. Es cuestión del medio y el mensaje. Como los estatus de MSN, si es necesario hablar con una persona, mandar un mensaje a esa persona parece lo más adecuado y no escribir un estatus que será visto por al menos 20 individuos.

Yo solía poner estatus interesantes, según yo, en esos medios, era como una señal de mi estado de ánimo o un statement personal o algo, hasta que dejó interesarme demasiado lo que los demás pensaran. Si quiero decir algo lo escribo en un espacio adecuado.

Así, si uno mienta la madre, el mensaje será comprendido porque el medio fue el adecuado.

Me gustaría que mis sentimientos fueran como tarjetas de navidad, “están escritos” me digo, “deben existir”. Y entonces me pongo a escribir sobre los míos, para que existan; pero los míos se ocultan, y mis palabras los ocultan más, los tornan engañosos, incluso para mí. No logro escribir lo que quiero, no logro querer lo que escribo.

Mis mayores tragedias amorosas, según recuerdo (o invento) comenzaron con una carta o con un poema mal escrito o hasta con algún post en este blog. Me gustaría poder escribir como la gente en sus muros de Facebook, o dedicarme a hacer cadenas o de menos mandarlas a todos mis contactos y sentir que expreso algo. Me gustaría, en dado caso, dedicar a diestra y siniestra poemas de grandes escritores, así parecería culto y sensible. En el mejor mundo posible me gustaría confiar en lo que escribo, y en el mejor de los casos dejar de preocuparme por las consecuencias de lo que intento decir.

Paradójicamente amo las palabras, me fascina que diferentes palabras en diferentes idiomas signifiquen lo mismo, me maravilla el origen común de las lenguas, me sorprende como algunos idiomas no tienen palabras para ciertos significados. Cuando pienso en el lenguaje concluyo que algo estamos haciendo bien como especie. Inventamos todo lo que nos rodea, y lo que ya estaba fue nombrado.

Creo que cada quien debe escribir su historia, y sus amores y sus fracasos. No sé sobre la calidad, la permanencia o la estética, pero tal vez tendríamos una mejor vida si nuestros sentimientos se nos escaparan de nuestras palabras en lugar de repetir las de alguien más, sin importar lo maravillosas que sean. En una de esas inventamos un lenguaje propio.

Ahora les comparto tres situaciones que me aterran y que son absolutamente irracionales:

1. Siempre que acabo de conocer a alguna chica que me gusta y estamos comenzando a salir, tengo miedo de olvidar su rostro y hacer un tremendo ridículo al momento de saludar.

2. Siempre que voy a un concierto, temo olvidar las canciones y no reconocer ninguna. Logro reconocer las canciones pero no logro cantarlas completas porque tengo una incapacidad fisiológica para recordar letras de canciones.

3. Siempre que me dan alguna dirección, sin importar lo familiar, cercana o amigable que sea, temo perderme.

Cada vez que escribo cosas de este tipo me siento ridículo. Me gustaría escribir historias épicas con princesas, oro o investigadores secretos, o ciencia ficción. Debo decir que lo he intentado y el resultado no ha sido nada bueno, o al menos eso digo yo porque no he tenido el valor de mostrarlas muy a menudo. Sólo sé que el temor que siento al escribir se parece al temor que siento en la vida con las cosas irracionales que me hacen tanto mal.

Como todo un héroe, no me queda más que escribir lo que puedo escribir y tratar de hacerlo bien.

Así que aquí está mi post reflexivo cumpleañero a manera de lista. Este año empezó muy bien, de tal forma que pensé que iba a ser muy bueno, la primera mitad muy alentadora y la segunda mala, muy mala.

1. Uno nunca sabe, es verdad…

nadie sabe lo que está haciendo con su vida, ni lo que está haciendo es el camino, o si con la persona que está es el amor de su vida. Nadie sabe, y creo que quien diga que sabe miente, es el peor de los mentirosos y el peor de los cobardes. La vida es frágil, se sostiene sobre arena (como la canción de Donovan). Y yo le creo. En este escaso tiempo que llevo de vida al fin aprendí que no es el reconocimiento y no son las metas y no son los sueños, es lo que a uno le gusta.

2. Los sueños pueden convertirse en pesadillas…

lo cual no quiere decir que uno deba conformarse con lo que tiene pero todo tiene su tiempo, y uno mismo debe estar listo para cumplirlos. A veces un sueño es demasiado grande; hay que prepararse, como para un gran viaje: hay que conocer el camino, hay que llevar provisiones, hay que saber cuando detenerse y reconsiderar. Los sueños a diferencia de la vida, no necesitan del tiempo para existir.

3. Confiar en tus instintos

Cada vez que tengo un presentimiento de algo y le atino, digo: ya sabia, debí haber hecho algo antes. Esto creo que es una verdad universal, y lo he leído en tantos lugares que hasta me parece una obviedad, pero siempre (no) tropiezo con la (diferente) misma piedra, así no que no está de más que lo escriba yo mismo. Y si no estabas en lo correcto, generalmente se va por buen camino.

4. La vida es canijilla y da revanchas

No contaré lo que pasó porque si alguna vez escribo la novela de misterios en la que alguien muera a causa de una daga envenenada, tengo material de sobra, pero puedo decir que la vida da oportunidades para que uno sea congruente con lo que cree y con lo que considera correcto. Así que creo que el refrán va mejor así: “haz lo que quieras que te hagan”.

5. La soledad

Como hacía mucho tiempo nunca había estado soltero tanto tiempo. La soledad pega en las cosas más triviales: en la hora de la comida, en ver películas, en ir a conciertos, en compartir la noticia del macaco que se toma fotos, en la inspiración, en el dibujo, en las compras, en los viajes, en las noches de insomnio, en las pesadillas, en los sueños, en las caminatas, en las nuevas citas, en los olvidos, en los planes rotos, en las rutas, en las calles, en los colores, en los juegos, en los desayunos, en los platos de fruta, en los ojos verdes, en los chinos, en los píes descalzos, en los cumpleaños, en los malditos cumpleaños, en los estados de los clientes de mensajería instantánea y en el trabajo. Al final aprendí a ir al cine solo, a ver películas en mi casa sin desesperarme, a leer mientras como, a cocinar sólo para mí, a crear a partir de mí y para los demás, a chillar como nena que soy con casi todas las películas que he visto desde que ando de soltero.

6. Uno decide la forma en que sufre

Hasta hace muy poco tiempo creía que uno no puede controlar la forma en que demuestra sus sentimientos. Yo pensaba que sólo podía ser como el coral más aburrido y sin chiste que forma parte del arrecife más hermoso del Mar Caribe, pero me di cuenta que más bien soy como un libro abierto. Lo cual es una ironía porque prefiero el misterio y la ambigüedad. Esta vez decidí no azotarme tanto, y sobretodo decidí no deprimirme. Lo pagué enojándome y mentando madres como pocas veces. Creo que soy más inofensivo así.

7. Soy un terrible one stand night

Primero debo aclarar que nunca me había pasado algo así, y estuvo bastante bien. En realidad, ahora que lo pienso era algo que debía pasar y tal vez si pudiera dejar fluir las cosas me hubiera ahorrado momentos incómodos posteriores y en una de esas se pudo haber repetido. Como decía mi bio en la Internet: “majo, pero blando”, lo cual no considero que esté mal, pero a veces sólo es necesario ser majo. A las mujeres no les gustan los blandengues, o al menos eso dicen.

8. Wait and hope:

Recién terminé de leer El Conde de Monte Cristo, me tardé como seis meses, aunque en mi defensa puedo decir que lo leí en e-book y en inglés. Al final uno sólo puede esperar y esperar y seguramente todo saldrá bien.

9. El futuro

Me preocupa muchísimo, en particular el tema académico y en menor medida el tema artístico. Pensaba que había desperdiciado mi vida y que a estas alturas debería tener un doctorado en… después de los puntos suspensivos venía una gran angustia… en no tengo idea, y sigo sin tenerla y entonces empecé a tomarme el dibujo en serio, un poquito en realidad. Y en un momento de iluminación me di cuenta que hiciera lo que hiciera con mi vid, saldría bien. Con eso desaparece la angustia y la inseguridad.

10. Meeting people is easy:

Contrario a lo que siempre había pensado, es muy fácil conocer personas y muy fácil conocer chicas. Enamorarse, es un poco más complicado. Antes me enamoraba primero y luego conocía a la indicada. Creo que estoy listo para lo que sigue.

11. ¿Quién será la siguiente?

Cuando corté con mi ahora ex novia, uno de los pensamientos que aliviaba mi corazón en pena era preguntarme por mi siguiente novia. Evasión que le dicen, pero funciona. Ahora sigo preguntándome lo mismo, aunque ya no me alivia tanto porque en realidad estoy muerto de miedo.

12. A pesar de todo lo malo que pasó en mis relaciones amorosas pasadas,

y de ese halo de misterio que las acompaña (y el cual creo que ha sido descubierto), recibí llamadas y atenciones de ellas por mi cumpleaños. Puedo ser el novio más difícil de todos, pero cuando pasa esto sé que no lo he hecho tan mal, y como dicen en Iron Man 2 (aplausos por mi referencia), lo importante es el legado. Tanto ellas han dejado en mí que espero haber podido dejarles algo a ellas.

13. Puedo ver más de 20 películas en un mes, leer tres libros en dos semanas y correr más de 8 km.

14. Cuando sea un señor me gustaría ser uno divertido, muy culto y sobretodo nada burócrata, no hay nada peor en esta vida que hacer de uno mismo una burocracia de la libertad.

15. Me fregué la pata

Dos semanas previas a mi cumpleaños se esguinzó el tobillo derecho con rotura de un ligamento. Estuve incapacitado tres semanas, y unos días más porque me costó volver a la rutina laboral. Como todos aquellos que disfrutan de la literatura, del cine y de las historias, siempre me he preguntado si en la vida pasan hechos que cambian el transcurso de la vida de las personas, con los accidentes es más claro porque son muy aparatosos, pero me gusta pensar que con la cotidianidad pasa lo mismo. Cuando todo sale bien es porque ir un segundo tarde puede acabar con tu vida, como esa vez que la salvé con sólo cambiarme de carril en el momento adecuado.

El día de mi mal paso, se me rompió un ligamento, pero estoy seguro que esa rotura impactó a la vida de algunas personas a mi alrededor, y que de no haber ocurrido todo sería muy diferente ahora. Quién sabe, tal vez si logró inventar la máquina del tiempo deba volver al 25 de junio del 2011 y evitar que mi pie se lastimara, o tal vez ya pasó y debía lastimarme el pie.

Logré terminar esto unos días después de la fecha, pero es mi vida y no tengo deadlines.

Con este post cumplo el reto de escribir al menos cuatro entradas al mes. He de decir que se siente bien, es la primera vez en toda la historia de este inconexo e incoherente blog que logro ser tan constante. He logrado hacer escritos largos y más o menos comprensibles. Me alegra, hace menos de cuatro meses estaba clausurando este espacio. El verdadero problema no eran mis escritos o lo solo que me sentía en esos momentos, fue la mirada. Cambié el lema de fighting against self-gravity a “buscando encontrarás” y en latín que es lo mejor.

También estoy por cumplir otro reto, había que ver 20 películas en el mes. Ocasión perfecta para tomarme en serio el cine, que tanto me gusta gran ignorante que soy. La verdad de las 19 películas que he visto, sólo dos no me gustaron; el resto han sido joyas, esas que te dan ganas de llorar de lo buenas que son.

No estoy seguro si tener buen gusto necesariamente lleve a la virtud, pero estoy seguro que da infinitas posibilidades de entender al mundo, de saber los alcances que tenemos como especie, en lo sublime y en lo más vil.

Ayer vi Las Aventuras de Robin Hood (1938) y en la noche Thor. ¿Qué pueden tener en común dos películas con tanto tiempo de diferencia y con mitologías tan diferentes? Mucho si después de ver ambas terminé rebosante de nobleza y gallardía.

Como todo en este mundo positivo, las explicaciones  metafísicas dan respuesta para todo. Sin embargo aún nos quedan explicaciones  caóticas, interpretativas y si nada ninguna de estas convence al respetable juicio crítico del lector, siempre nos queda el escepticismo.

Si las coincidencias son como la belleza, entonces están en el ojo del que las mira.

La coincidencias nos permiten crear historias, si algo no coincide, no hay nada que contar.

¿Cómo se conocieron? ¿Cómo empezó todo? ¿Cómo terminó? ¿Cómo supiste que la amabas?

Si no hubiera ido a tal lugar, en determinado momento y no hubiera hecho tal cosa, nada de lo que ocurrió después hubiera sido posible, irremediablemente hubiera ocurrido algo distinto.

Si no coincide, no hay historia. Eso no quiere decir que todo tenga que encajar perfectamente, las historias cuentan sobretodo desencuentros, pero algo tiene que coincidir. Incluso el mal momento, las malas decisiones, las tragedias, los accidentes.

Así que descubrí que no me interesa el origen mágico o probabilístico, lógico, ficticio o inexistente de las coincidencias, me interesa el poder que tenemos para encontrarlas y el poder que tienen para generar historias.

Así, las mejores historias de amor y desamor que me han pasado se derivan de someras casualidades.

Como la película Magnolia dice: The book says, “We might be through with the past, but the past ain’t through with us.”

Una coincidencia se origina en el pasado, se forma en el ahora y posibilita un futuro. Algunas son como esos elementos radioactivos de nombres raros que existen poco menos que nada. Nosotros universalmente somos poco menos que nada, una pequeña coincidencia en el Universo.

Hablar de lo pequeños que somos comparados con el Todo se está haciendo lugar común, pero me gusta esa idea, me da como vértigo, es como pararse en la orilla de algo muy alto o como estar enamorado. No somos tan pequeñitos a final de cuentas.

Si algún día llego a casarme, o mejor dicho, si algún día me veo en la necesidad de hacer lo que podría ser la fiesta de mi boda, elegir la canción que bailaría con mi mujer sería todo un tema. No quisiera casarme de forma tradicional porque mi formación religiosa me llena de orgullo.

Por ejemplo, cuando era niño y pasaba con mis padres por la iglesia que está por mi casa, mi padre miraba con desdén a los creyentes y decía: “bola de hipócritas”. Así crecí. Lo no quiere decir que no le pida cosas a ese ente superior supremo que hace que todo ocurra o que hizo que todo ocurriera o también conocido como “El por algo pasan las cosas”, le pido muchas cosas sobretodo cuando anhelo algo o cuando no quiero que algo malo suceda. Supongo que es algo humano, una cosa de fantasía infantil que apaga las angustias. Tampoco quiere decir que no crea en la gente ni en la bondad en el mundo, aunque a veces algunas personas logren que lo dude con toda mi alma cognisciente.

Como sea, creo que sí me gustaría tener una fiesta de nupcias, no sé si en un bosque o en la playa o en lago, no habría sacerdotes ni nada de eso, pocos invitados y nosotros elegiríamos la música. Por mí habría una big band o un cuarteto de cuerdas, un poco de rock y blues y alguna que otra cumbia o merengue. Nada del baile del Bipper, y por favor, mujer, nada de Timbiriche. Por supuesto habría una canción, nuestra canción…

Todo esto viene porque ayer estaba escuchando “la canción”. Ya saben esa canción que te hace tomar decisiones, la que te hizo ver que amaban a alguien y querías pasar la vida con esa persona, la canción que te hace sonreír cada vez que la escuchas y después dedicaste y dedicaste y dedicaste hasta que se convirtió en “nuestra canción”. Ayer la escuché, sigue siendo “nuestra”, pero “nosotros” ya no estamos. Como buen martir, me puse a escucharla una y otra vez, me sigue gustando sólo que no sé que hacer con ella.

Se me ocurrió que las canciones quedan huérfanas porque sus “padres” ya no están, pero no, es más como si algo hubiera muerto. Uno guarda luto cuando tiene un rompimiento, de alguna u otra forma uno cierra círculos, lo cual puede tomar años enteros. Sin embargo, no es que la canción haya muerto, hoy por la mañana la estaba escuchando y hasta me puse a cantar. No son huérfanas y no están muertas, son más como espíritus. No me queda más que aprender a vivir con ellas, de vez en vez reaparecerán y yo las recibiré con las mejores intenciones.

Pareciera que uno necesita ser físico cuántico para decir “lo que funcione mientras nadie salga lastimado”. El amor se parece a los átomos, es posible saber como gira o saber dónde está, pero es imposible conocer ambas cosas a la vez. Aunque sabemos que generalmente está de la chingada y que habita un corazón que no es el propio.  Tal vez por eso no conviene planearlo.

Es momento de cambiar la estrategia, si es que alguna vez tuve una, es momento para estar solo, es momento para conocer personas, es momento para conocerme, es momento para preguntar, es momento de experimentar. En alemán, según recuerdo, uno no experimenta en la vida uno “experiencia”; los experimentos son controlados, las experiencias suceden en la vida.

Después de una larga búsqueda que casi logro concluir con la fatal frase: ”la respuesta a todo es…” recibí un duro revés, pude ser yo mismo, pudo ser la vida, pudieron ser las consecuencias infinitas de mis actos finitos, pudo ser cualquier cosa.

Lo que ahora sé es que entiendo menos cada día y por ello estoy recuperando el tiempo y mis palabras , que en el fondo es todo lo que he tenido.

Me tomé el día libre, bueno tomármelo suena como si me hubiera levantado en la mañana y decidiera que hoy sería un día libre. Algo que deberé hacer pronto.

Regreso a trabajar mañana, el miércoles es el nuevo lunes. Fin de semana largo e intenso, al final tuve razón, sabía que me arreglaría.

Herbie Hancock

El día de la superluna, el peor nombre que se le pudo ocurrir a alguien. Como varios, tampoco vi la luna tan grande y tan brillante, aunque la luna siempre es bonita.

Salí de Gandhi Juárez y al voltear a la derecha, sobre Madero, ahí estaba, y varios de nosotros pasmados mirándola. No es necesaria una superluna y pensé, “al final siempre tendremos la luna, aunque la compren, aunque la llenemos de basura espacial o hasta si vivimos en ella, siempre la tendremos.”

El concierto fue en Bellas Rojas Artes, que les quedó muy feo, el arte de echar a perder el patrimonio.

Admiro a los artistas y siempre he querido ser como ellos. Lo sublime, lo bueno, presenciar a Dios mismo en las acciones humanas. La belleza. Los admiro porque quiero llegar a esos lugares, así de bueno quiero ser.

Hamburguesas

Fui invitado a comer hamburguesas el domingo por un nuevo amigo, y lo que parecía ser el pretexto perfecto para escaparme del domingo, resultó ser uno de esos eventos que cambiarán mi vida. No porque haya pasado algo espectacular, sino por todo lo que se acomodó dentro de mí.

Por primera vez entendí que no es tan malo ser dejado, o en inglés que suena mejor: it’s not that bad being the one left behind.

En un día, que digo un día, en cuatro horas resolví cuatro años de conflictos en mi vida.

Tuve una visión, me imagine a los 36 años en una reunión de amigos en la que todas mi exnovias estuvieran ahí, y que además se estuvieran llevando bien. Entendí entonces que el problema soy yo, que si ellas podían hacer eso, lo hacían sin mí y que todo este desmadre que viví por años fue exclusivamente mío; por querer quedar bien con todos, por querer hacer lo adecuado, por querer hacer lo correcto, por querer quedar como una persona sensata. Cuando la verdad, si por mi fuera, mandaría incendiar el mundo entero. Llega el momento en la vida de un hombre en el que todo vale madres. Y así es, me vale madres lo que pueda pasar después.

Aprendí que es posible cerrar y liberar culpas en un mismo momento.

Muchos de los problemas que he tenido con las exnovias es que terminamos perteneciendo al mismo círculo de amigos, en el que todos se conocen entre sí y las nuevas adiciones al grupo en lugar de extender los lazos hacia otras personas lo circunscriben más al mismo círculo, como la fuerza de gravedad.

Descubrí que no tenemos círculos de amistades, tenemos espirales, así como el eterno retorno. La amistad es una espiral, por eso nos encontramos tan cerca y tan lejos, por eso nos encontramos, nos perdemos y nos reencontramos y por eso nuestras historias se parecen tanto. Son, en realidad, una misma hebra de todo.

21 de marzo

Por la tarde tuve reunión con la Dra. al fin, todo esto de la revista tuvo sentido, encontramos el corazón y el núcleo de todo este trabajo. La burocracia suele cegar y hacer perder el camino, pero si se conoce el espíritu de lo que se está haciendo todo cobra sentido; no hay que olvidar el corazón del camino que hemos elegido.

22 de marzo

Me he arreglado, después de sentir una furia incontenible, expresada con cervezas y noches fuera, y contenida por mis amigos, logré liberarme. Así que me di lo único que me hacía falta, un día completamente para mí.

Me caigo bien, a veces creo que soy un poco aburrido, pero en general soy un buen tipo.

Flickr Photos

Twitter

  • ¿Cómo hablar de ciudadanía en una ciudad en la que la gente no es capaz de respetar un alto? 28 minutes ago
  • Algo poseyó mi cuenta de Twitter y da follows indeseados. Empezó con periodistas gringos y ahora va en una escort. 1 day ago
  • Shostakovich sabe qué onda 1 week ago
  • D rkornhauser Levántate y ponte a correr November 09, 2017 at 07:00AM 1 week ago
  • D rkornhauser Levántate y ponte a correr November 08, 2017 at 07:00AM 2 weeks ago

Posts Más Vistos

Spread Firefox Affiliate Button