Cada vez que escribo cosas de este tipo me siento ridículo. Me gustaría escribir historias épicas con princesas, oro o investigadores secretos, o ciencia ficción. Debo decir que lo he intentado y el resultado no ha sido nada bueno, o al menos eso digo yo porque no he tenido el valor de mostrarlas muy a menudo. Sólo sé que el temor que siento al escribir se parece al temor que siento en la vida con las cosas irracionales que me hacen tanto mal.

Como todo un héroe, no me queda más que escribir lo que puedo escribir y tratar de hacerlo bien.

Así que aquí está mi post reflexivo cumpleañero a manera de lista. Este año empezó muy bien, de tal forma que pensé que iba a ser muy bueno, la primera mitad muy alentadora y la segunda mala, muy mala.

1. Uno nunca sabe, es verdad…

nadie sabe lo que está haciendo con su vida, ni lo que está haciendo es el camino, o si con la persona que está es el amor de su vida. Nadie sabe, y creo que quien diga que sabe miente, es el peor de los mentirosos y el peor de los cobardes. La vida es frágil, se sostiene sobre arena (como la canción de Donovan). Y yo le creo. En este escaso tiempo que llevo de vida al fin aprendí que no es el reconocimiento y no son las metas y no son los sueños, es lo que a uno le gusta.

2. Los sueños pueden convertirse en pesadillas…

lo cual no quiere decir que uno deba conformarse con lo que tiene pero todo tiene su tiempo, y uno mismo debe estar listo para cumplirlos. A veces un sueño es demasiado grande; hay que prepararse, como para un gran viaje: hay que conocer el camino, hay que llevar provisiones, hay que saber cuando detenerse y reconsiderar. Los sueños a diferencia de la vida, no necesitan del tiempo para existir.

3. Confiar en tus instintos

Cada vez que tengo un presentimiento de algo y le atino, digo: ya sabia, debí haber hecho algo antes. Esto creo que es una verdad universal, y lo he leído en tantos lugares que hasta me parece una obviedad, pero siempre (no) tropiezo con la (diferente) misma piedra, así no que no está de más que lo escriba yo mismo. Y si no estabas en lo correcto, generalmente se va por buen camino.

4. La vida es canijilla y da revanchas

No contaré lo que pasó porque si alguna vez escribo la novela de misterios en la que alguien muera a causa de una daga envenenada, tengo material de sobra, pero puedo decir que la vida da oportunidades para que uno sea congruente con lo que cree y con lo que considera correcto. Así que creo que el refrán va mejor así: “haz lo que quieras que te hagan”.

5. La soledad

Como hacía mucho tiempo nunca había estado soltero tanto tiempo. La soledad pega en las cosas más triviales: en la hora de la comida, en ver películas, en ir a conciertos, en compartir la noticia del macaco que se toma fotos, en la inspiración, en el dibujo, en las compras, en los viajes, en las noches de insomnio, en las pesadillas, en los sueños, en las caminatas, en las nuevas citas, en los olvidos, en los planes rotos, en las rutas, en las calles, en los colores, en los juegos, en los desayunos, en los platos de fruta, en los ojos verdes, en los chinos, en los píes descalzos, en los cumpleaños, en los malditos cumpleaños, en los estados de los clientes de mensajería instantánea y en el trabajo. Al final aprendí a ir al cine solo, a ver películas en mi casa sin desesperarme, a leer mientras como, a cocinar sólo para mí, a crear a partir de mí y para los demás, a chillar como nena que soy con casi todas las películas que he visto desde que ando de soltero.

6. Uno decide la forma en que sufre

Hasta hace muy poco tiempo creía que uno no puede controlar la forma en que demuestra sus sentimientos. Yo pensaba que sólo podía ser como el coral más aburrido y sin chiste que forma parte del arrecife más hermoso del Mar Caribe, pero me di cuenta que más bien soy como un libro abierto. Lo cual es una ironía porque prefiero el misterio y la ambigüedad. Esta vez decidí no azotarme tanto, y sobretodo decidí no deprimirme. Lo pagué enojándome y mentando madres como pocas veces. Creo que soy más inofensivo así.

7. Soy un terrible one stand night

Primero debo aclarar que nunca me había pasado algo así, y estuvo bastante bien. En realidad, ahora que lo pienso era algo que debía pasar y tal vez si pudiera dejar fluir las cosas me hubiera ahorrado momentos incómodos posteriores y en una de esas se pudo haber repetido. Como decía mi bio en la Internet: “majo, pero blando”, lo cual no considero que esté mal, pero a veces sólo es necesario ser majo. A las mujeres no les gustan los blandengues, o al menos eso dicen.

8. Wait and hope:

Recién terminé de leer El Conde de Monte Cristo, me tardé como seis meses, aunque en mi defensa puedo decir que lo leí en e-book y en inglés. Al final uno sólo puede esperar y esperar y seguramente todo saldrá bien.

9. El futuro

Me preocupa muchísimo, en particular el tema académico y en menor medida el tema artístico. Pensaba que había desperdiciado mi vida y que a estas alturas debería tener un doctorado en… después de los puntos suspensivos venía una gran angustia… en no tengo idea, y sigo sin tenerla y entonces empecé a tomarme el dibujo en serio, un poquito en realidad. Y en un momento de iluminación me di cuenta que hiciera lo que hiciera con mi vid, saldría bien. Con eso desaparece la angustia y la inseguridad.

10. Meeting people is easy:

Contrario a lo que siempre había pensado, es muy fácil conocer personas y muy fácil conocer chicas. Enamorarse, es un poco más complicado. Antes me enamoraba primero y luego conocía a la indicada. Creo que estoy listo para lo que sigue.

11. ¿Quién será la siguiente?

Cuando corté con mi ahora ex novia, uno de los pensamientos que aliviaba mi corazón en pena era preguntarme por mi siguiente novia. Evasión que le dicen, pero funciona. Ahora sigo preguntándome lo mismo, aunque ya no me alivia tanto porque en realidad estoy muerto de miedo.

12. A pesar de todo lo malo que pasó en mis relaciones amorosas pasadas,

y de ese halo de misterio que las acompaña (y el cual creo que ha sido descubierto), recibí llamadas y atenciones de ellas por mi cumpleaños. Puedo ser el novio más difícil de todos, pero cuando pasa esto sé que no lo he hecho tan mal, y como dicen en Iron Man 2 (aplausos por mi referencia), lo importante es el legado. Tanto ellas han dejado en mí que espero haber podido dejarles algo a ellas.

13. Puedo ver más de 20 películas en un mes, leer tres libros en dos semanas y correr más de 8 km.

14. Cuando sea un señor me gustaría ser uno divertido, muy culto y sobretodo nada burócrata, no hay nada peor en esta vida que hacer de uno mismo una burocracia de la libertad.

15. Me fregué la pata

Dos semanas previas a mi cumpleaños se esguinzó el tobillo derecho con rotura de un ligamento. Estuve incapacitado tres semanas, y unos días más porque me costó volver a la rutina laboral. Como todos aquellos que disfrutan de la literatura, del cine y de las historias, siempre me he preguntado si en la vida pasan hechos que cambian el transcurso de la vida de las personas, con los accidentes es más claro porque son muy aparatosos, pero me gusta pensar que con la cotidianidad pasa lo mismo. Cuando todo sale bien es porque ir un segundo tarde puede acabar con tu vida, como esa vez que la salvé con sólo cambiarme de carril en el momento adecuado.

El día de mi mal paso, se me rompió un ligamento, pero estoy seguro que esa rotura impactó a la vida de algunas personas a mi alrededor, y que de no haber ocurrido todo sería muy diferente ahora. Quién sabe, tal vez si logró inventar la máquina del tiempo deba volver al 25 de junio del 2011 y evitar que mi pie se lastimara, o tal vez ya pasó y debía lastimarme el pie.

Logré terminar esto unos días después de la fecha, pero es mi vida y no tengo deadlines.

Anuncios