Si yo me comprendo en mi soledad, en mi forma de amar a mi mujer, en mi forma de trabajar, en mi forma de entender al mundo, en mi forma de construir mi realidad, en mi forma de resolver problemas, en mi forma de pintar, en mi forma de escribir, en mi forma de querer a mis amigos, en la forma de mis inseguridades y mis angustias, en mis irracionalidades, en la forma de mi felicidad, en las formas y los colores de mis sueños, en los tonos de mi voz, en mis límites… nunca he de sentirme incomprendido.

Anuncios