Del viernes 26 de febrero al sábado 27 de febrero

1. Soñé que regresaba a la acuática Nelson Vargas a tomar clases de natación. El lugar era enorme y había cambiado mucho desde la última vez que fui. Dejé el auto en el estacionamiento y debíamos subir/bajar varios pisos. Todo estaba pintado de gris. Entramos por una puerta con la intención de buscar las ventanillas de información. El lugar estaba hecho parque de diversiones con cine y boliche. El cine  era la entrada al castillo de Disneylandia, no como el Castillo Mágico, sino que estaba hecho con luces, maravilloso. Nunca encontré la ventanilla de información para inscribirme.

2. Soñé con una especie de guerra medieval y yo tenía que evitar que alguna suerte de sacerdotes enviados a la batalla fueran aniquilados, pues en una lucha previa escuché que iban a atacarlos. En una reunión de emergencia en lo que parecía una gran catedral, me ofrecía con el apoyo de 50 hombres a matar al enemigo. Un excompañero de la facultad se oponía y yo respondí que si dudaba de mí después de la gran batalla que había comandado; sí, fue su respuesta.

Del domingo 28 de febrero al lunes 1ro de marzo

Es el fin del mundo, una gran cantidad de terremotos de magnitudes muy importantes destruyen ciudades enteras, provocan grietas inmensas; los mares se secan, y magma brota de las profundidades de la tierra. Por alguna razón que no recuerdo nos encontramos en un barco que sigue un mapa que indica los lugares que aún no han sido devastados, nos dirigíamos hacia el norte. Llegábamos a un palacio en el que se encontraba un extraterrestre. Tras algunas discusiones se menciona que la culpa de la hecatombe es suya y mía, pues compartíamos fecha de nacimiento. Siguiente escena: el Fin de los tiempos, todo luce exactamente igual a como estaba antes de la tragedia; excepto que solo sobrevivieron los que tienen el poder de la mente, la realidad existe en la mente. Los cuerpos perecieron.

Anuncios