El meme que vino de Barcelona por parte de Zero Kelvin.

Soy un hub por Alorza

Habita mi barrio de la blogosfera gente amable y abierta, de la que tiene siempre un piropo a flor de labios. Abundan los intercambios de elogios. “Eres un crack”, “tú sí que eres buena”, “soy tu fan”… De la lista de lindezas que me han sonrojado, una que me han repetido es “eres un hub”. A eso se le llama peloteo geek.

En informática un hub o concentrador es un equipo de redes que permite conectar entre sí otros equipos y retransmite los paquetes que recibe desde cualquiera de ellos a todos los demás. Los hubs han dejado de ser utilizados, debido al gran nivel de colisiones y tráfico de red que propician (vía wikipedia).

Traducido, mis amables amigos consideran que soy una persona que escuha a la red y que pone a persona, ideas y proyectos en relación, mediante el procedimiento de tender enlaces y reenviar la información recibida.

No sé si merezco esta etiqueta, pero me gusta, y quiero llegar a merecerla. Para llegar a ser algo diferente de lo que uno es, el primer paso es decirlo en voz alta: ¡soy un hub! No tengo miedo a generar colisiones y a aumentar el tráfico de la red: de la abundancia y el roce nacen los grandes amores.

Ahora es cuando esto se convierte en un meme. ¿Cada uno de vosotras, qué puede llegar a ser? Decidlo en voz alta. Say the word and you’ll be free!

(Por si no hay voluntarias, envío este meme a mkl, m@k y maripuchi, para empezar por la “m”)

Soy una abeja por Maripuchi

Say the word and you’ll be free – dice Alorza… ¡y se queda tan ancho el tío!

Afirma sin rubor que es un hub, un concentrador, un distribuidor, un conector… después de una serie de elogios frikis donde los haya y de haber meditado sobre el tema.

Para colmo, convierte la reflexión en meme, y nos lo lanza a mkl a m@k y a mí. Vamos, un hub no sé, ¡pero un descarado sin duda!

Vale, pues yo soy una abeja, estoy en el enjambre, participo del zumbido a mi alrededor.

En informática se llama zumbido (buzz) al ruido que se genera en las redes sociales. Toda esa gente hablando de cosas tan interesantes y todos a la vez, que puede ser incomprensible o no…

A veces soy la abeja obrera, permanentemente atenta al sol y al buen tiempo, que hacen que salga en busca de néctar. Otras veces soy la abeja reina, me quedo en mi colmena, me relajo y simplemente escucho al resto del enjambre vibrar.

Lo que tienen los memes es que tienes que esparcirlos al viento, así que presta me dispongo a endosárselo a Carlos Guardián, a Jéssica Fillol y a Chile Logela, para que nos ilustren con su visionaria capacidad de autodefinirse.

Soy un explorador por Carlos Guadián

Partimos de un meme de autodefinición en el que Alorza se identifica con un Hub y Maripuchi con una abeja… Y para definirnos que mejor que hacer una retrospectiva o sencillamente un dibujo de lo que hemos hecho o que hacemos.

El caso es que de pequeño recuerdo cuando jugaba a indios y vaqueros y siempre me pedía hacer de explorador, de igual manera que en las vacaciones que pasaba en Los Olmos siempre me gustó averiguar que había detrás de una piedra o al final de un camino. He recorrido muchos kilómetros solo para ver que hay.

Y para no variar, en Internet no soy demasiado diferente. Me gusta ver que se está generando en Internet. Me gusta encontrar experiencias interesantes de las que poder hablar, compartir y enlazar. Me gusta sorprenderme con una nueva aplicación descubriendo que le hará la vida un poco más cómoda a alguien o sencillamente más interesante. Me gusta perderme en la red y llegar a sítios que no me habría imaginado momentos antes.

En definitiva !Soy un explorador! No tengo miedo a perderme por que se que descubriré nuevos sitios. Me gusta abrir caminos en Internet que lleven a un Hub y que sean recorridos por abejas ^_^

Y como no podía ser de otra manera paso este meme a Zero Kelvin para que nos deleite con uno de sus relatos, a Odilas que pensará y repensará en el tema y me gustaría que Donaire nos diera la visión de si mismo.

Soy 40 Herzios, por Zero Kelvin

Un hub, una abeja y un explorador me preceden. Y yo, ni soy un concentrador de emociones, ni formo parte del enjambre ni mis impulsos están por ir allá adelante, a buscar lo desconocido. Quizás más bien lo contrario, soy un arqueologo de mi mismo. Como aquel que coge las muñecas-caja Matriuskas y las va abriendo una a una para, con desesperación, ver que dentro de ellas no hay sino otra igual de tamaño ligeramente menor. Y sigo en mi empeño hasta encontrar el núcleo, esa caja final, la pequeña, la que tiene que guardar algo que no consigo encontrar.

Leí una vez, en esos libros de autoayuda que tantas veces me he tragado, una teoría sobre las ondas cerebrales. Parece ser que esas ondas, las que emite nuestro cerebro y que indican la actividad del mismo mientras no estemos en el eterno sueño de la muerte, tienen una envolvente. Esa onda envolvente sería nuestra propia consciencia, la que nos daría constancia de existir. Y esa envolvente emite a una frecuencia de 40 Hz.

No deja de ser ciertamente curioso que en el mundo informático nuestros microprocesadores se empeñen en trabajar cada vez a mayor velocidad, hacer más cálculos en menos tiempo, darnos antes las respuestas lógicas y matemáticas. Y que en nuestro cerebro, aquel valor principal, aquel que nos diferencia de un ordenador o de un simio, sea de tan sólo 40 Hz.

Soy 40 Herzios.

Soy un distraído, por rkornhauser

La vida me pasa de largo y no, quiero hacer muchas cosas y no, amo mucha cosas y no. Soy muchas cosas y no, o mejor dicho soy un intento de muchas cosas. Alguna vez me dijeron que hago mejor las cosas “de ladito”, es decir siendo “descuidado”, sin darme cuenta. Siendo así, las mejores cosas de mi vida han pasado de ladito, han sido caminos y huellas. No veo venir las tormentas, me pregunto qué hubiera pasado si hubiera: estudiado Ingeniería en Sistemas Computacionales, estudiado letras, hecho el examen de admisión al Cenart (Centro Nacional de las Artes), dejado la facultad de Psicología, llamado a esa chica; qué pasaría si tan solo sonriera más… Soy un distraído que pasa por la vida preguntándose por todo, respondiendo pocas veces y hablando fuera de lugar.

He encontrado en la red un punto de encuentro, es como si de pronto todos mis hubiera se conjugaran en una sola posibilidad. A veces me doy cuenta y otras sólo hago lo que puedo, miro, me pregunto, anhelo y paso de largo.

Ya de este lado del Atlántico, invito a Zavet, Sofía, Queque y RT

Anuncios