No se debe confiar en una banda de rock, ni colocar todas tus expectativas, enojos, rabietas, deseos y sueños en otros. Aunque de no ser así, no habría arte, no habría vínculo y todo estaría perdido.

El primer disco que compré de Radiohead fue el Ok Computer, unos varios meses después de su salida. En esos años pasaban buenos videos en MTV y Paranoid Android tenía buena rotación. No dejaba de escucharlos, eran la bomba. Mi madre, en mi cumpleaños 17 tal vez 18, me regaló el The Bends. No recuerdo bien cuando ni como adquirí el Kid A y el Amnesiac, pero eran ediciones especiales. El Hail to the Thief lo compré el día del lanzamiento, la Universidad. El In Rainbows lo compré en línea, ya trabajando (practicamente un regalo de mi padre, porque no me cobró el uso de su tarjeta).

Soy el peor fan del mundo, mi retentiva musical es terrible, nunca logro aprenderme las letras de las canciones y casi nunca me preparo para los conciertos. Me recuerdo escuchando Fake Plastic Trees en mi primera juventud, y cantaba desgarradoramente if I could be who you wanted… all the time… Diez años después de eso, ayer la canté de otra forma. Una cosa es sentir sin entender del todo; ahora estoy dentro, en my fake plastic life. Otra cosa es entender y sentir. Es como haberla escuchado por primera vez.

all the time.

Anuncios