El fenómeno físico es intrascendente; está muerto si no hay alguien que lo constate y lo comparta de alguna u otra forma.

Creamos para evitar el fin del mundo.

A nadie le importa el fin del mundo, es sólo una intuición molesta y muy insistente.

El fin del mundo soy yo.

Yo he de terminar aquí y ahora.

Después: soy otro.

Anuncios