Entra una dama, una dama en toda la extensión de la palabra. Tan formal, que hace desconfiar. Peinada completamente para atrás, alta, elegante con un vestido negro de una pieza. Seguida de dos mujeres atractivas, no tan elegantes, pero si imponentes. No encuentra un lugar de su agrado y decide retirarse.
Anuncios
Entra una dama, una dama en toda la extensión de la palabra. Tan formal, que hace desconfiar. Peinada completamente para atrás, alta, elegante con un vestido negro de una pieza. Seguida de dos mujeres atractivas, no tan elegantes, pero si imponentes. No encuentra un lugar de su agrado y decide retirarse.

Deja un comentario

Comments feed for this article

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: