Odio Excel. Simplemente lo odio, no me parece nada intuitivo, ni nada amigable. Es como una oficina burocrática, todo Microsoft es una oficina burocrática. Hoy estuve en reunión con los consejeros del IFE para un examen y resulta que tenía que copiar unas celdas combinadas de un lugar a otro dentro de la misma hoja. Mi lógica creativa me decía que sólo con copiar las combinadas con sus respectivas celdillas asociadas era suficiente para pegarlas en cualquier lado de la hoja. No, pues que a Excel no le gusta eso, hay que ya sea: desasociar las celdillas y copiar todo el bonche, lo que lleva a confusiones de contenidos o insertar muchas celdillas para que quepan las asociadas y las combinadas. Bueno, trabajar con consejos implica tener un cañón donde todos los asistentes a las reuniones pueden ver lo que uno hace en la computadora. Grande fue mi vergüenza cuando no pude hacer tan sencilla operación. Una consejera me ofreció su ayuda, por supuesto que no podía aceptar. La solicité apoyo (sí, SOLICITÉ APOYO, con ese tono laboral) a mi compañera y ella lo hizo muy bien. Total que hice el ridículo, lo bueno es que para las computadoras aprendo rápido y a la hora se presentó una situación similar y pude resolverla por mi cuenta.

Anuncios